jueves

Alta Cocina y la sustentabilidad

En el mundo de lo posible, el lujo gastronómico puede ser tanto un plato de alta cocina como tener algo comestible qué llevarse a la boca. Y, haciendo una melange de ambos conceptos, podemos encontrar ese punto medio en el que se den la mano la alta cocina y la comida que tiramos a la basura.

Tirar comida es un lujo propio de las sociedades opulentas, del mismo modo que lo es la alta cocina. Sin embargo, también los grandes chefs pueden salir respondones, y sacar los colores al mundo haciendo platos de auténtica locura con desechos orgánicos aptos para el consumo humano.

La ONU conciencia con un menú basura

Las Naciones Unidas aprovecharon la repercusión mediática que tendría dar un buffet de “basura” a líderes mundiales para elaborar un almuerzo de los que hacen época.

Líderes mundiales disfrutaron este domingo de un buffet de “basura” en la sede neoyorquina de la ONU, a rebosar de platos elaborados con alimentos que desechamos por el equipo del chef Dan Barber, a cargo de su preparación.


Su objetivo, concienciar sobre el enorme desperdicio de comida que cada año supone el equivalente a casi un tercio de los cultivos dedicados a alimentación.

En República Dominicana se pierde un millón 127 mil 400 kilogramos de alimentos cada semana, lo cual es calificado como “una injusticia” por la directora general del Programa “Progresando con Solidaridad”, Altagracia Suriel, quien manifestó que hay muchas personas que pasan hambre necesitan esa comida.

En ese sentido, recordó que el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales, que preside la vicepresidenta, Margarita Cedeño de Fernández, tiene un compromiso con la erradicación del hambre y la desnutrición.

Dijo que se está coordinando para evitar que se pierda la comida y en su lugar se lleven al Banco de Alimentos de República Dominicana, el cual es gestionado por la Vicepresidencia de la República, la FAO y la Arquidiócesis de Santo Domingo y beneficia a 37 instituciones de niños huérfanos y de envejecientes.

“La idea es ampliar las donaciones, que el sector agrícola haga donaciones al Banco de Alimentos, pero también el sector hotelero de forma que podamos entre todos erradicar el hambre”, precisó.

Entre los alimentos que se pierden hay algunos que provienen directamente de la producción agrícola y otros procesados en lugares como hoteles y restaurantes.

América Latina y el Caribe es una gran productora de alimentos a nivel mundial. La Región como bloque produce más alimentos de los que requiere para su consumo, con una disponibilidad promedio de energía alimentaria cercana a 3 000 kilocalorías per cápita al día, superior al promedio mundial, según informe 2015 de FAO.

A nivel mundial se desperdicia alrededor de un tercio de los alimentos producidos para consumo humano, con pérdidas y desperdicios per cápita de 223 kilogramos al año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario