miércoles

La gran energía renovable del mar

Cuando hablamos de energía marina nos referimos a la energía generada por el movimiento de las olas y las mareas, que se puede convertir en energía eléctrica, es una forma de aprovechar el potencial energético de los océanos al igual que la energía termo-oceánica. Para que este proceso sea efectivo, es necesario que la amplitud de la marea sea como mínimo de cinco metros, así que es importante la profundidad del océano, por lo que sólo existe un número limitado de lugares en todo el mundo en que las condiciones de la marea son adecuadas para su explotación energética.

En muchos lugares del mundo y especialmente en Asia donde la demanda de electricidad crece rápidamente cada año, se están desarrollando diversos planes para la construcción de centrales eléctricas que utilizan energía marina. En el 2000, se instaló en Escocia la primera central eléctrica comercial que producía energía a partir de las olas de marea. Corea del Sur construyo la “Central Eléctrica de Marea Sihwa” para el 2009, esta fue la central más grande del mundo los países de rápida expansión tales como China e India también se encuentran entre los que investigan el uso comercial de la energía generada por las olas y la marea.

El Centro Europeo de Energía Marina (EMEC) se inauguró en Orkney en Escocia en el 2004 y se encarga de evaluar potenciales generadores de energía de olas. Los funcionarios de la UE estiman que la energía obtenida del mar generará electricidad suficiente para abastecer casi un millón de hogares en el mundo industrializado.

España no se queda atrás, la localidad cántabra de Santoña es pionera en la investigación de esta energía, al haberse instalado allí una de las primeras plantas de energía de las olas de Europa. La comunidad autónoma española con mayor potencial en este tipo de energía es Galicia.

La energía marina tiene múltiples ventajas ambientales, porque los mecanismos no se colocarían donde se desarrolla la actividad pesquera, sino más lejos y tampoco tiene efectos negativos para el medio ambiente además no afea el paisaje porque los aparatos que se utilizan están colocados a gran distancia de la costa.


Aunque hace mucho tiempo que los ingenieros son conscientes del potencial que ofrece la energía generada por el mar, ésta no se ha desarrollado del mismo modo que otras energías renovables como por ejemplo la energía eólica. En los últimos tiempos, ha habido un gran progreso en este campo y la operación avanza, pero el proceso es bastante lento, se espera que en un plazo de entre cinco y diez años se pueda comercializar este tipo de energía.

Se llevan a cabo proyectos de energía eólica y solar por todo el mundo. Pero aún queda una enorme fuente de energía limpia y renovable por explotar, la proveniente del mar, un recurso igualmente inagotable.

La Agencia Internacional de la Energía (IEA) ha calculado que se pueden obtener 93.000 teravatios hora (TWh) del mar. Sólo en Europa, las energías marinas albergan 200 TWh de potencial. Se deben desarrollar los diferentes métodos para generar esa energía, de todas sus fuentes: las mareas, las olas, las corrientes, la diferencia de temperatura y de salinidad. Se podría producir, de este modo, el 10% del consumo eléctrico de la Unión Europeo. Merece la pena apostar por ello.

En la actualidad, hay 526,7 megavatios (MW) instalados en el mundo y entre 14,49 y 17,49 MW en construcción, según datos de la IEA. En 2008, había 264,5 MW instalados. En tres años casi se ha duplicado la potencia marina instalada.

Algunos de estos proyectos aún están en fase experimental, pero otros ya distribuyen energía de forma comercial. En España, la planta de Motroco, en Guipúzcoa, funciona desde julio de 2011. Se trata de la primera planta europea de ámbito comercial que aprovecha la energía de las olas para generar energía eléctrica. Por ahora, la planta sólo produce 296 kW de potencia. Desde julio hasta diciembre, produjo 146.000 kWh, el equivalente al consumo energético anual de 150 personas. Si esta energía hubiera sido generada en una central térmica de carbón se hubieran emitido 150 toneladas de CO2.

¿Cuáles son los principales modos de obtener energía del mar?

Olas
Como en la citada planta de Motrico y otras ubicadas en Escocia y en las islas Azores. Las olas acceden a una cámara de aire y elevan el nivel de agua comprimiendo el aire del interior que será expulsado por la apertura superior moviendo la turbina.

Mareas
La mareomotriz consiste en aprovechar la marea alta y la bajamar. Requiere para un funcionamiento eficiente una diferencia de mayor de cinco metros entre ambas. En España, por tanto, no es viable. Pero sí en Francia. Allí, desde 1967, una planta de 240 MW genera 4.400 GWh al año.

Corrientes salinas
Es una tecnología similar a la que hace funcionar a las turbinas eólicas.

Gradiente térmico
Los rayos solares, cuando inciden en el mar, producen diferencias de temperatura entre la superficie y el fondo. Si la diferencia es superior a 20 ºC se puede aprovechar energéticamente con máquinas térmicas.

Gradiente salino

Se investiga la diferencia de salinidad que existe entre el agua del mar y el de los ríos para producir energía limpia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario